pat


La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) propuso ayer que a los agentes de la Policía Nacional que patrullan las calles e investigan a acusados de supuestos crímenes y delitos, se les dote de una cámara en el casco o en la camisa, de manera que graben sus acciones y no cometan ejecuciones extrajudicales cuando disparan a civiles desarmados, para alegar luego intercambios de disparos.


El presidente de la CNDH, Manuel María Mercedes, sugiere que la Policía adquiera pequeñas cámaras para que sus miembros las porten en sus gorras, tipo botón y la lleven a todo tipo de patrullajes, similar a la actuación de los agentes de Estados Unidos, ya que por medio de las cámaras se evidencia cuando el policía comete exceso de poder, brutalidad y homicidio.


Dijo que estas cámaras permitirán determinar si en efecto un ciudadano que es buscado por un hecho se enfrentó a la patrulla y cargaba armas, como se suele alegar. Sostuvo que si esto se aplica en el país, sería un éxito. 


El abogado Mercedes opinó que los 155 asesinatos de ciudadanos ocurridos en el país, en modalidad de ejecuciones extrajudiciales este años, indican que la gestión del jefe de la Policía, mayor general Manuel Castro Castillo, supera las muertes de civiles en la anterior jefatura de la Policía.


Expresó que de las 10 últimas muertes de civiles, en ocho comprobaron que se trataron de ejecuciones. “Es inaceptable que en la actual jefatura de la Policía Nacional se dé una situación así”.