lic


LICEY AL MEDIO. Parecería que los camiones recolectores de basura no pasan por este municipio, debido a que los lugareños han convertido el río Licey, a su paso por aquí, en un vertedero.


En el lugar los camiones contenedores cruzan dos días a la semana por la calle periférica al riachuelo, donde recolectan pocos desperdicios, ya que los lugareños, en su mayoría, no sacan sus cubos con la basura.


Esta práctica insana, además de perjudicial para el medio ambiente, se ha convertido en todo un problema para la propia comunidad, ya que en los lugares donde se depositan los residuos sólidos se han incrementados las enfermedades, tales como el dengue, problemas en las vías respiratorias y otras, debido a la insalubridad en que viven cientos de familias residentes en terrenos próximos al río.


Ciudadanos consultados por reporteros de Diario Libre están conscientes de los daños colaterales que provoca lanzar la basura al caudal, sin embargo, no abandonan esa práctica.


El dirigente comunitario José Ramírez, sostuvo que el río se encuentra en un proceso de degradación y contaminación por la falta de conciencia de la población, además, de políticas de orientación de las autoridades.


El afluente desemboca en el Camú, la principal fuente de abastecimiento de agua de los munícipes de La Vega, lo que constituye una amenaza para la comunidad que consume esas aguas.