China


Un creciente número de empresas chinas está exportando instrumentos de tortura como picanas eléctricas y barras de metal con púas, de acuerdo con un informe de Amnistía Internacional (AI).


Según la organización de defensa de los derechos humanos, son más de 130 las empresas involucradas en estos envíos.


AI afirma que los instrumentos de tortura se están utilizando en África y Asia.


Algunos son, según el informe, “intrínsecamente crueles”.


“Aunque parte de lo exportado sin duda se usa en operaciones policiales legítimas, China también ha exportado equipo que produce efectos inhumanos o representa un riesgo sustancial de violaciones de los derechos humanos por parte de las agencias de seguridad de los países”, dice el reporte.


El año pasado, el alto tribunal chino prohibió la tortura, pero activistas aseguran que sigue habiendo abusos de este tipo contra prisioneros.


El gobierno de Pekín no ha respondido al informe de AI.