Instagram


El Gobierno de China ha bloqueado Instagram en Hong Kong como consecuencia de las protestas que se han desatado en los últimos días en favor de la democracia.


Según la información aparecida Twitter, recogida por Reuters, las imágenes y vídeos publicados en esta red social en los que se muestra a la Policía lanzando botes de gas lacrimógeno contra los manifestantes, ha sido el detonante definitivo que ha llevado a los gobernantes chinos a bloquear el acceso.


El movimiento pro-democrático de Hong Kong comenzó apenas una semana y se ha intensificado durante los últimos tres días provocando un sinfín de revueltas y desorden público en la ciudad con enfrentamientos policiales que, por primera vez, han recurrido al uso de gases lacrimógenos y spray de pimienta para disuadir a los manifestantes.


A pesar de que la marcha estaba convocada para este miércoles, coincidiendo con el Día Nacional de China, las fuerzas pro-democráticashan adelantado su operación iniciando nueva oleada de protestas que han sido retratadas en las redes sociales y están dando la vuelta al mundo.


El hashtag ‘Occupy Central’ (Ocupar Central) con el que se está nombrando la revuelta en las redes, entre ellas Instagram, pretende bloquear el centro financiero y comercial de la ciudad en el caso de que el gobierno chino no acceda a las peticiones del pueblo que reclama derechos de participación y liberación participación de candidatos en las próximas elecciones que se celebrarán en 2017.


La etiqueta –que ya fue censurada en Weibo (la versión china de Twitter)– parece haber sido el motivo principal que ha llevado al gobierno chino a bloquear Instagram en varias ciudades del país.


Según informa la web Blocked in China, la red ha sido censurada en las principales ciudades del país entre las que se incluyen Pekín, Shenzen, Mongolia, provincia de Heilongjian y Yunnan y, según las fuentes, este bloqueo podría llegar a extenderse a todo el país.


Todavía se desconoce la duración de esta medida de censura implantada por el gobierno chino aunque todo apunta a que se trata de un bloqueo temporal. Instagram, por su parte, no ha hecho ninguna declaración oficial sobre el asunto.