car


El cardiólogo argentino Ricardo Iglesias atribuyó el elevado índice de infartos en República Dominicana al excesivo consumo de sal, que se calcula en 12 gramos, duplicando los valores normales que deben ser seis.


Dijo que en el país el índice de hipertensión arterial ronda el 35 por ciento, por encima de 18 años, es decir que uno de cada tres dominicanos está teniendo hipertensión arterial.


A su juicio, a esto se debe el elevado nivel tanto en la clase baja como la media y alta. “Yo creo que en esto influye el tipo de alimentación.


Tienen un gran consumo de sal y eso hace que la hipertensión arterial tengan estos valores tan elevados”, precisó.


Llamó a la población a trabajar para crear conciencia sobre esa situación a fin de que dismuya el consumo de sal a por lo menos tres gramos.


Observó que en República Dominicana el salero está permanentemente en todos los restaurantes, y que algunas personas antes de probar la comida le agregan sal. “La sal es buena, pero el problema es lo exagerado, el problema de la sal es el sodio, cada gramo de sal tiene 400 miligramos de sodio que es lo que lastima”, explicó.


Iglesias percibe además que los dominicanos consumen mucho pan y galleta, lo que también condiciona la hipertensión arterial.


El doctor Iglesias fue entrevistado sobre el particular durante el Taller Latinoamericano para Periodistas sobre el “Impacto de las Enfermedades Tromboembólicas Venosas y Arteriales”, que celebró Bayer en Panamá el pasado jueves.


Las enfermedades tromboembólicas venosas y arteriales son la principal causa de mortalidad en todo el mundo. Se calcula que 70 millones de personas padecen un riesgo elevado de accidente cerebrovascular por fibrilación auricular.


Asimismo, el especialista alertó sobre el alto consumo de cigarrillo y tabaco en República Dominicana, que actualmente supera el 30% y el 35% respectivamente, aunque indicó que esos números son muy parecidos en toda Latinoamérica.


(+)


MARCHAN POR EL DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN
Regular el consumo de sal en los alimentos, el hábito de fumar y la comida chatarra, reduciría la enfermedad cardiovascular, que causa la muerte de más de 17 millones de personas a nivel mundial, expresó ayer la presidenta de la Sociedad Dominicana de Cardiología, Carmen Encarnación Roa, tras participar en la caminata por el Día Mundial del Corazón, que recorrió un tramo de la avenida Kennedy y culminó con un taller se resucitación cardiopulmonar y clases de zumba en la Plaza Sambil, con la participaron cientos de personas y especialistas en el área.


La cardióloga explicó que República Dominicana es uno de los pocos países que aun no han firmado el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, para que baje el consumo.