bombardeos-estado-islámico


Estados Unidos intensifica esfuerzos diplomáticos para luchar contra el denominado Estado Islámico, la nueva marca global del terrorismo islamista.


El que muestra la decapitación del rehén británico David Haines, ha desatado una fuerte reacción internacional.


Es el tercer occidental asesinado ante las cámaras por el Estado Islámico en un mes, reseñó Euronews.


El primer ministro británico, David Cameron, ha vuelto de urgencia a Downing Street y ha declarado que el asesinato de Haines es un crimen “espantoso y despreciable”. Barack Obama también ha condenado el asesinato.


El Reino Unido no participa directamente en los bombardeos en el norte de Irak, iniciados hace un mes por EEUU. Francia ha anunciado que participará en las operaciones.


El último país en sumarse a la campaña de bombardeos ha sido Australia, como ha anunciado este domingo su primer ministro, Tony Abbott: “La decapitación de este trabajador solidario británico es una demostración más de que este grupo terrorista no sólo hace el mal sino que se regocija en ello.”


Australia enviará 8 aviones de combate, 400 pilotos y otros 200 militares a luchas contra la guerrilla islamista. Australia ya ha suministrado armamento a los kurdos del norte de Irak. Alemania también ha decidido entregar armamento a los kurdos.