La seguridad en la embajada haitiana en el país fue aumentada hoy con la colocación de una valla metálica en su perímetro y decenas de agentes policiales en prevención de incidentes.


La decisión fue adoptada para prevenir incidentes por la marcha de trabajadores de la caña haitianos que reclaman a su gobierno exoneración del pago de pasaportes para acogerse al Plan Nacional de Naturalización de Extranjeros.


Los cañeros en las últimas semanas han realizado varias marchas que concluyen frente a la embajada de su país. En tanto la embajada haitiana mantiene sus puertas abiertas y ofrece los servicios normales a los que acuden a la misma y el tránsito por la Calle Sánchez Ramírez donde está ubicada la sede diplomática se mantiene normal.