Chavez Nuestro


El Arzobispado de Caracas emitió un comunicado este miércoles en el que rechaza el uso de la oración “Chávez nuestro”, utilizada durante el “I taller para el diseño del Sistema de Formación Socialista”.


“El Padre Nuestro es la oración por excelencia de los cristianos en el mundo entero, proviene de los mismos labios de Nuestro Señor Jesucristo en el Sermón de la Montaña y por ello es “intocable”, dice el comunicado que lleva la firma del cardenal Jorge Urosa Savino.


La Iglesia ratificó su respeto por el fallecido presidente, pero recordó que el Padre Nuestro forma parte de su patrimonio sagrado, por lo que “no es lícito modificarlo, manipularlo, instrumentalizarlo. Los católicos exigimos que se respete el Padre Nuestro”.


La institución eclesiástica manifestó que quien expresa esta versión “está cometiendo el pecado de idolatría, por atribuir a una persona humana cualidades o acciones propias de Dios”.


Por último, exhortaron al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a “evitar la difusión de esa supuesta oración, para que no haya otro motivo de división del pueblo venezolano”.
Este es el comunicado completo:


1. En estos días se ha dado a conocer una nueva versión de la oración más universal del cristianismo: “el Padre Nuestro”. En ella la plegaria se dirige al difunto Presidente Chávez en lugar de a Dios, nuestro Padre Celestial.


2. El Padre Nuestro, la oración por excelencia de los cristianos del mundo entero, proviene de los mismos labios de Nuestro Señor Jesucristo en el Sermón de la Montaña (Mt 6,9-13), y por ello es intocable.


Así como a nadie se le permitiría cambiar la letra del Himno Nacional para honrar a una persona, tampoco a nadie es lícito cambiar el Padre Nuestro o alguna otra oración cristiana, como el Credo. Los símbolos, oraciones y elementos religiosos católicos se deben respetar.


3. Quien dijera esa versión nueva e indebida del Padre Nuestro ateniéndose al texto literal estaría cometiendo el pecado de idolatría, por atribuir a una persona humana cualidades o acciones propias de Dios.


4. Respetando el afecto que muchos venezolanos sienten por el difunto Presidente, es preciso recordar que el Padre Nuestro forma parte del patrimonio sagrado de la Iglesia Católica y de todas las Iglesias Cristianas, en el mundo entero. No es lícito modificarlo, manipularlo, instrumentalizarlo. Los católicos exigimos que se respete el Padre Nuestro


5. Pedimos a los dirigentes del Gobierno y del PSUV evitar la difusión de esa supuesta oración, para que no haya otro motivo de división del pueblo venezolano.


6. Bajo la protección de nuestra madre amorosa, la Virgen de Coromoto, unámonos todos en torno a Jesucristo, Dios y hombre verdadero, rezando el auténtico Padre Nuestro, para pedir a Dios la paz y la concordia en nuestra querida Venezuela.