Ataque-Jihadistas1-web


Estados Unidos y una alianza de países árabes atacaron este martes por primera vez al grupo Estado Islámico (EI) en Siria, abriendo un nuevo frente de combate contra esa organización yihadista que ya está siendo bombardeada en Irak.


Se trata del primer ataque de fuerzas extranjeras en Siria desde el inicio de la guerra civil en 2011, y el presidente estadounidense, Barack Obama, afirmó que su país hará “todo los que sea necesario” para derrotar al EI.


“La fuerza” de la coalición antiyihadista “demuestra claramente al mundo que no se trata simplemente del combate de Estados Unidos”, destacó Obama durante un corto discurso.


Al mismo tiempo que se desarrollaba la operación, un grupo yihadista en Argelia, vinculado al EI, amenazó con degollar a un francés que secuestraron si Francia no cesa sus ataques en Irak.


Los bombardeos en Siria tuvieron “mucho éxito” según el Pentágono y causaron la muerte de al menos 120 yihadistas, 70 del Estados Islámico y 50 de Al Qaida, y 300 heridos, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).


Navíos estadounidenses lanzaron 47 misiles Tomahawk, y se utilizaron cazabombarderos, drones y bombarderos que operan en el Mar Rojo y el Golfo, informó el Pentágono.


El cazabombardero furtivo F-22 “Raptor”, el más sofisticado del arsenal aéreo estadounidense, fue utilizado por primera vez.


Cinco países de la región contribuyeron al ataque: Arabia Saudita, Bahrein, Catar, Emiratos Árabes Unidos y Jordania.


Turquía, que hasta ahora había manifestado que no iba a participar en las operaciones, afirmó que podría prestar apoyo logístico, en declaraciones del presidente Recep Tayyip Erdogan.


Al mismo tiempo Estados Unidos también atacó posiciones del grupo Jorasan, afiliado a Al Nosra, la rama siria de Al Qaida, en el oeste de la provincia de Alepo.


El presidente sirio, Bashar al Asad, dijo por su parte que apoya “cualquier esfuerzo internacional” para combatir a los yihadistas.


Esos ataques sin embargo deben tener en cuenta “el respeto de la soberanía nacional” y deben hacerse “en conformidad con la legislación internacional”, advirtió su gobierno en un comunicado.


Estados Unidos considera ilegítimo al gobierno sirio y aseguró que no le avisó del ataque. Washington apoya a las fuerzas moderadas de la rebelión.


Ataque-Jihadistas-web


Los bombardeos apuntaron a sitios de entrenamiento, centros de comando, bases, depósitos y vehículos armados en las regiones de Raqa (norte), epicentro del poder de EI, de Deir Ezzor (noreste), de Hassaka (noreste) y Bukamal (norte).