haitianos La calma volvió al barrio 27 de Febrero de la Capital luego de los incidentes registrados tras la muerte, el pasado sábado, de un nacional haitiano a manos de la Policía.


La Jefatura de la Policía ordenó una investigación para determinar las circunstancias en que ocurrieron los hechos, que desencadenaron en un enfrentamiento a palos, pedradas y botellazos entre agentes policiales y nacionales haitianos, donde resultaron varias personas heridas, incluyendo dos camarógrafos y una reportera de televisión.


La uniformada identificó al extranjero muerto como Yanisel Yan (Sedien), de 20 años, sin embargo el dirigente comunitario Daniel Barthelemy informó que se trata de Cedieu Jassainte, de 35 años.


Al menos 12 personas fueron detenidas para ser investigadas en relación al incidente. La Policía también aclaró que el autor del hecho, y su compañero, a quienes no identificó, fueron apresados y están bajo investigación.


Versiones
Según la Policía, los agentes alegan que “Sedien” se molestó y se enfrascó en una acalorada discusión con los agentes y que posteriormente agredió a uno de éstos y escenificó una lucha cuerpo a cuerpo, supuestamente para despojarlo de su arma de reglamento.


Sin embargo, uno de los testigos de nacionalidad haitiana, identificado como Johnny Miguel, dijo que efectivamente habían cuatro haitianos jugando barajas con una apuesta de 10 pesos, en un callejón de la Calle 16, en el referido sector y que se presentó el policía y les pidió 50 pesos.


Indicó que le dijeron al agente que se aguante que se los iban a dar y cuando uno de los jugadores se metió la mano en un bolsillo para darle el dinero, el agente sacó la pistola y disparó, alcanzando la bala a Cedieu Jassainte, quien estaba en el callejón.


Aseguró que cuando la víctima, quien también era conocido como el “chicharronero” cayó al suelo el policía le quitó 10 mil pesos y se marchó”.
Los incidentes


Dominicanos y haitianos difieren en torno a los hechos registrados a raíz de la oposición de los amigos de la víctima para que el cadáver sea levantado por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses.


Varios dominicanos aseguran que se pudo salvar al joven, de haberse permitido la actuación de la ambulancia del Sistema de Emergencia 9-1-1, mientras los compatriotas de la víctima aseguran que habría muerto de todos modos.


El dirigente comunitario Daniel Barthelemy informó que tras el hecho, que ocurrió a las 10:00 de la mañana del sábado, se alertó a distintas instituciones que trabajan con haitianos, así como a la embajada del vecino país.


Dijo que se estuvo esperando durante tres horas al embajador de Haití o su representante, quienes nunca llegaron.


Señaló que en ese tiempo de espera llegaron los policías, que en horas de la tarde se enfrentaron a los haitianos que no querían que se llevaran el cadáver, sin una autoridad que los represente.


Residentes en la Calle 16 se quejaron por la cantidad de puntos de juegos de baraja, el dominó y otros que se juegan por dinero. Manifestaron que de no ser por esos vicios, el lamentable incidente no se hubiera registrado.


“El policía es de una patrulla asignada al sector y nunca lo había visto en nada malo, y el haitiano era una persona buena y trabajadora”, dijo María Cepeda, residente en la barriada.