ISIS


La feroz carrera abierta entre Al Qaeda y el Estado Islámico (IS) por convertirse en la organización preeminente de la Yihad, explica en buena medida la creciente preocupación de Occidente ante la posibilidad de que se produzca un atentado especialmente cruento en fecha más o menos inminente.


Los dirigentes de la organización que liderara Osama Bin Laden ven cómo la brutalidad y el uso de las herramientas de propaganda que practica el IS están atrayendo a miles de jóvenes radicales que ven en esta nueva marca una alternativa mucho más eficaz y atractiva que Al Qaeda.


Ante esta realidad, y según los análisis realizados por los expertos en terrorismo yihadista de Europa y Estados Unidos, los servicios de inteligencia occidentales han llegado a la conclusión de que tanto el IS como Al Qaeda preparan un gran atentado.


En el convencimiento de que la primera de ellas que consiga burlar las medidas de seguridad de Occidente y lo perpetre se hará por mucho tiempo con el liderazgo de la Yihad y se convertirá en la organización que marque las pautas y estrategia de la ofensiva terrorista islámica.


El EI es considerado una escisión de Al Qaeda desde que rechazara acatar las órdenes del líder de la red terrorista, Ayman al Zawahiri, que pidió que el grupo limitara su actividad a Irak y saliera de Siria.


El temor a una acción especialmente cruenta ha provocado la activación de elevados niveles de alerta en distintos países, aunque los más preocupados por la amenaza son Estados Unidos y Gran Bretaña.


Londres modificaba a primeros de septiembre sus niveles de seguridad, pasando estos de “sustanciales” a “severos”, el segundo escalón más alto en una horquilla que va de 1 a 5. El gobierno de David Cameron ha cuantificado en unos 700 los yihadistas británicos que han regresado al país tras recibir entrenamiento y combatir en Siria e Irak.