Aerolineas


La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) autorizó a las aerolíneas europeas a permitir, una vez adaptados los aviones de su flota, el uso de teléfonos móviles y dispositivos electrónicos durante todo el vuelo sin necesidad de cambiar a “modo avión”, según informó este organismo en un comunicado.


Así, los usuarios podrán utilizar sus dispositivos móviles al igual que en cualquier otro medio de transporte, durante todo el viaje y emitiendo señal, subrayó la EASA, con sede en la ciudad alemana de Colonia.


La Agencia explicó que cada empresa tomará su decisión y que espera que algunas compañías puedan ofrecer este servicio en los próximos ochos meses. Se trata del paso normativo previo a la posibilidad de poder ofrecer al pasajero el uso de las telecomunicaciones y conexiones inalámbricas “de puerta a puerta”.


Los dispositivos electrónicos portátiles afectados por esta disposición son todo tipo de aparatos subidos por el usuario a bordo del avión, como teléfonos inteligentes, tabletas, laptops, libros electrónicos y reproductores MP3, entre otros.


Para ello, las compañías deberán pasar primero por un proceso de evaluación para garantizar que los sistemas del avión no se ven afectados de ninguna manera por la transmisión de señales de los dispositivos.


Por eso, es posible que se den grandes diferencias entre una aerolínea y otra en lo que respecta al uso de estos dispositivos. Además, los pasajeros deberán seguir siempre las instrucciones de la tripulación, que podrá incluso pedir que se apaguen todos los dispositivos, pues la seguridad tiene prioridad absoluta a bordo, según la EASA.


Este paso sigue a una primera medida de la EASA en diciembre de 2013 que permite el uso de dispositivos electrónicos portátiles casi durante todo el vuelo, siempre y cuando estén en “modo avión”, es decir, sin retransmitir señal.