Infecciones1


Todos sabemos que el agua y el jabón son las únicas armas necesarias contra la mayoría de los virus que acechan en las superficies del baño y suelos de las habitaciones.


Pero hay organismos más resistentes que pueden establecerse en toallas y azulejos e incluso se pueden propagar a través de vestuarios comunes.


Verrugas


Infecciones2


Es algo común en los nudillos, rodillas y pies de muchos niños pequeños. Estos bultos ásperos inofensivos son causados por cepas del virus del papiloma humano.


Pueden variar enormemente en tamaño y forma y, a veces, aparecen en grupo.


También se pueden transmitir a través del contacto con superficies contaminadas, como vestuarios y zonas que rodean las piscinas.


La mayoría desaparecen por sí solas, pero existen tratamientos para los casos más persistentes.


PVL-MSSA


Infecciones3


Los expertos en salud pública han exhortado a los jugadores de rugby a que dejen de compartir toallas, cuchillas de afeitar y baños fríos, después de que se descubriera un conjunto de infecciones causadas por el virus PVL-MSSA en el club británico de rugby del Midland.


Los dermatólogos dicen que cualquier deporte de contacto cercano, incluyendo la lucha libre, puede exponer a las personas al riesgo de contagio.


El virus PVL-MSSA provoca abscesos y forúnculos y en casos graves puede llegar a la sangre y causar infección generalizada.


La condición es causada por una cepa de la bacteria, conocida como Staphylococcus aureus resistente a la meticilina o SARM.


La afección puede tratarse con antibióticos y los familiares e individuos cercanos de cualquier persona con la infección deberían ver a un médico.


El pie de atleta


Infecciones4


También conocido como tinea pedis, es una infección fúngica que provoca piel escamosa y seca en las membranas entre los dedos del pie con una erupción roja que pica.


Se desarrolla en ambientes oscuros y húmedos y se alimenta de tejido muerto de la piel, haciendo que los pies y los baños sean un hogar ideal para el hongo.


El hongo se encuentra comúnmente cerca de piscinas, duchas y vestuarios.


Se propaga muy fácilmente y se transmite a través de toallas y ropas y superficies contaminadas.


Las cremas antimicóticas, polvos o aerosoles disponibles en las farmacias son un remedio eficaz, pero se debe solicitar asesoramiento médico si no se cura.


El molusco contagioso


Infecciones5


A menudo los médicos son capaces de diagnosticar esta infección mirando las manchas con forma de perla que aparecen en la piel afectada. No son dolorosas, pero pueden ser muy pruriginosas.


Aunque el virus es altamente infeccioso, la mayoría de las personas son resistentes y es poco probable que se desarrollen síntomas, incluso si entran en contacto con personas infectadas.


Pero para aquellas que no tienen cuentan con la resistencia suficiente lo pueden contraer a través del contacto de piel a piel o al tocar objetos contaminados como toallas y toallitas.


Estos moluscos tienden a desaparecer por sí solos.