res


BOHECHIO. San Juan. Unas 193 reses de la raza brahman, valoradas en unos RD$7 millones murieron el pasado fin de semana en este municipio y otras podrían correr la misma suerte, luego de ser bañadas con un producto de alta toxicidad para matarles las garrapatas.


Tras conocerse el hecho, hay un pánico y un nerviosismo colectivo, no solo entre decenas de pequeños y medianos ganaderos de la zona, sino de agricultores y amas de casa, ante la eventual posibilidad de que otros pequeños establos resulten afectados.


Las vacas muertas eran propiedad de Luis de León, quien compró el producto Diafinan, utilizado para matar plagas e insectos en plantaciones agrícolas, se lo entregó a sus dos empleados identificados como Onéximo Galvá de la Cruz y José Vargas de los Santos, según informó el veterinario doctor Ursino Bueno.