esqueleto


Durante un proyecto de digitalización de fondos, científicos del museo Penn en Estados Unidos descubrieron en una deteriorada caja de madera un esqueleto humano de 6.500 años de edad en el sótano de las instalaciones.


Durante décadas estos restos estuvieron en el lugar, pero fue hasta ahora que el arqueólogo del museo, William Hafford, encontró un documento de la excavación donde se mostraba cómo se habían repartido entre dos museos estadounidenses, los objetos hallados.


Según la lista, dos esqueletos habían sido enviados al Museo Penn, pero se registraban como desaparecidos.


Luego de consultar con los empleados del museo, Hafford descubrió que un cuerpo con una descripción parecida se conservaba en el sótano.


Los restos de Noah (Noé), como se bautizó al esqueleto encontrado en una capa de sedimentos depositados por una desastrosa inundación, podrían arrojar más datos sobre cómo los seres humanos vivían antes de la aparición de las ciudades, la escritura y a su vez permitir una idea más clara de ritos funerarios.