tiburon


Una niña de 10 años se recupera en un hospital del ataque de un tiburón que le infligió heridas en una pierna mientras jugaba en el mar, a pocos metros de la orilla, en la playa de Cocoa Beach, en la costa este de Florida, informaron hoy medios locales.


Kama Fordham se encontraba jugando en la tarde del sábado en el agua, que apenas le cubría las rodillas, cuando un tiburón le mordió en la pierna derecha, y tuvo que ser trasladada a un hospital de Cabo Cañaveral, en el condado de Brevard, aunque el estado de la menor es bueno y las heridas no revisten gravedad, recogió el canal WFTV 9.


Un bañista, Jimmy Acevedo, dijo al canal que se encontraba muy cerca de la niña cuando esta fue atacada por el escualo. “Miré y vi heridas punzantes y a todo el mundo gritando ¡tiburón!”, comentó.


A finales de julio pasado un niño de 8 años fue también atacado por un tiburón en la costa del condado de Brevard mientras jugaba en el mar, a pocos metros de la orilla.


Y en mayo de 2013 un adolescente de 16 años fue atacado por un tiburón en la misma costa mientras practicaba surf.


Según un informe del Archivo Internacional de Ataques de Tiburones, de la Universidad de Florida (UF), en Gainesville, en 2013 hubo 23 ataques de tiburones “no provocados”, el 49 % del total contabilizado en las costas de Estados Unidos.


El conocido como “Estado del sol” se situó a la cabeza mundial en ataques de escualos y duplicó la cifra contabilizada en cualquier otro país, aunque ninguno de los casos registrados en las costas de Florida resultó mortal.


El promedio anual de ataques de tiburones “no provocados” es de 21, como “así ha sido la norma durante décadas”.


En 2013 se registraron en Estados Unidos 47 ataques de tiburones y en todo el mundo fueron 72, frente a los 81 de 2012.