pl


Era un día normal. Salvo la lluvia, nada podía presagiar que habría una tragedia. Por eso todos se sorprendieron cuando supieron que Ana Josefa Carrela Esteban, de 54 años, había muerto. ¿Su pecado? Apoyarse en un poste de luz en la avenida Charles de Gaulle esquina Autopista de San Isidro.


Todo sucedió muy rápido. Fue el lunes, a las 7:00 de la noche, cuando Carela Esteban salió de su trabajo en el convento Hogar Madre Amadora de Cristo Rey, que está ubicado en la Autopista de San Isidro, con dirección a Mendoza, donde vivía.


“En el mismo frente de la Cervecería hay un poste de luz, ella se apoyó ahí y ese poste da corriente; se quedó pegada”, dijo Nérsida Vásquez, quien trabaja en el departamento de Clasificados de este diario.


Tras explicar que llamaron al 9-1-1 y que no llegó a tiempo, Vásquez indicó que un señor que pasaba por el lugar la socorrió y llevó a Carela Esteban al Hospital Darío Contreras, donde murió media hora más tarde.


Consternada por el hecho, Vásquez hizo un llamado a las autoridades para que revisen ese poste de luz, ya que podría cobrarse más víctimas.


“Estaba lloviendo. Imagínate que eso suceda cada vez que esté lloviendo, cruce una gente y se pegue de ahí. Hacemos un llamado a las autoridades para que no le pase esto a otra persona”, afirmó Vásquez.


Tía política. Carrela Esteban estaba casada con Juan Ventura, tío de Vásquez, y tenía dos hijas de un matrimonio anterior. Ellos no tenían hijos en común.


Sus restos son velados desde ayer en la Funeraria Blandino de la Charles de Gaulle. Será enterrada hoy a las 3:00 de la tarde en el cementerio Cristo Salvador, que está ubicado en la carretera Mella.