macaca


El selfie de una mona abrió un nuevo debate sobre los derechos de autor de una imagen en el Internet que pretende llegar hasta los tribunales.


El caso se traslada al 2011, cuando el fotógrafo David Slater se encontraba en Indonesia tratando de realizar una fotografía perfecta de este tipo de primate, el macaco crestado negro.


En algún momento del viaje, la mona empezó a curiosear entre las pertenencias del fotógrafo y apretó varias veces el botón de la cámara logrando tomarse varios selfies, según publica el portal de noticias español ABC.es.


Slater publicó la fotografía y consiguió publicidad logrando salir en varios medios. La imagen en cuestión también fue publicada por Wikimedia (organización detrás de las imágenes de Wikipedia) y luego agregada a su base de datos, que da derecho a uso gratis.


El fotógrafo entabló una batalla legal en contra de Wikimedia alegando que es él quien posee los derechos de la imagen, pero Wikimedia se niega a retirarla porque la foto fue tomada por un animal.


“Esta imagen fue tomada por un mono, que recogió una cámara que se le había caído a un fotógrafo. El fotógrafo más tarde publicó la imagen, y obtuvo cierta atención de la prensa.


Yo la subí a Commons (base de datos de Wikimedia) sobre la base de que la imagen no fue creada por un ser humano y que por lo tanto nadie tiene derechos de autor en él”, explicó uno de los editores de Wikimedia.


Por su parte, el fotógrafo clama los derechos de autor de la imagen porque la cámara y la sesión de fotos son de su propiedad.


“Pertenecería a la persona que es dueña de la cámara y que ha pagado por la fotografía, es decir, sería propiedad de David Slater”, dice el equipo del fotógrafo. Slater reclama en la batalla legal la suma de poco más de $16 mil.