RD-Haiti


Historiadores, abogados y periodistas condenaron la supuesta campaña atribuida a organismos internacionales y entidades locales de la sociedad civil, destinadas a la eliminación de la frontera entre la República Dominicana y Haití e imponer la unificación de la isla.


Las consideraciones fueron externadas ayer por separado por el ex juez Juan Miguel Castillo Pantaleón, la periodista y educadora Consuelo Despradel y el presidente del Instituto Duartiano, José Joaquín Pérez Saviñón, quienes hablaron en esos términos ante la campaña de promoción de una calcomanía en las redes sociales y en vehículos que se desplazan por las vías públicas con un mapa de isla y los países unificados.


El ex juez Castillo Pantaleón dijo “es verdad que existen muchos sectores, entre ellos gubernamentales, promoviendo el proyecto de unificación de los dos países y la principal evidencia se produjo el pasado 16 de agosto, día de la Restauración donde las actividades fueron escasas y todo esto es un propósito para que se olviden los valores patrios”.


Expresó que otros proyectos binacionales que se están llevando a cabo destinados a la unificación son las iniciativas buscando préstamos y la construcción de complejos turísticos de manera conjunta por distintos países del mundo.


Te puedo asegurar que el principal promotor de ese proyecto de unificación es de la comunidad internacional y con ese objetivo visitó el país el secretario general de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) Ban Ki-moon y por esa presión el Gobierno está otorgando la nacionalidad dominica a los extranjeros con un simple acto notarial y siete testigos, comentó el ex miembro de la judicatura.


“Según los estudios que hemos realizado te puedo afirmar que los países que otorgan su nacionalidad a extranjeros de manera populista y graciosa obtienen resultados adversos y el principal ejemplo es el caso de la señora Juliana Deguis a quien le regalaron la nacionalidad dominicana y ahora viajará a Holanda acompañando al escritor Mario Vargas Llosa para burlarse y denotar la República Dominicana.


Argumentando que le violaron sus derechos humanos, pero esa mujer no valora que vive en esta nación junto a sus cuatro hijos donde reciben educación y salud”, según afirmó el doctor Castillo Pantaleón.


El presidente del Instituto Duartiano, doctor José Joaquín Pérez Saviñón, también habló sobre el tema diciendo que el presidente Danilo Medina, debe prestarle atención a eso y actuar contra quienes están promoviendo el proyecto de unificación, porque son sectores con mucho respaldo internacional.


“Porque los hospitales y las escuelas del país están repletos de haitianos, los puestos de trabajo están siendo ocupados por haitianos y si ahora promueven eliminar la frontera el Gobierno debe jugar su papel”, afirmó el director del Instituto Duartiano.


El historiador dijo “estoy de acuerdo que República Dominicana ayude a Haití, y vivir en paz con ellos, pero ellos en su territorio y nosotros en nuestro lado, porque en este país hay muchos pobres que necesitan asistencia”.


La profesora y periodista, Consuelo Despradel, al pedirle una opinión con relación a la supuesta promoción para unificar la isla, de inmediato respondió ese proyecto de unificación de República Dominicana y Haití es muy viejo, lleva 20 años, y quien lo promueve es Estados Unidos para salir del problema haitiano “yo tengo todos los documentos del Departamento de Estado en tal iniciativa.


Comenzó en 1980 y lo están haciendo a través de distintas ONG, que sus dirigentes viven muy bien tanto en República Dominicana y Haití y a eso fue que vino al país el secretario general de la Naciones Unidas”.


Consideró que el presidente Danilo Medina está creando un gran problema, al emitir el decreto 250-04 que permite a un extranjero adquirir la nacionalidad con un simple acto notarial y siete testigos.


“De manera personal te puedo decir que el proyecto de unificación adquirió mayor notoriedad en el Gobierno de Leonel Fernández, en el año 1996 con el programa de privatización y Estados Unidos lo sigue promoviendo para que estos dos países se conviertan en una zona franca de las drogas porque esa nación no puede vivir ni un minuto sin droga y esto lo digo de manera personal”.


La periodista Despradel expresó que Haití ya no es una prioridad para Estados Unidos, porque durante el embargo, que promovió el presidente Bill Clinton al general Raoul Cédras se llevaron las últimas empresas de zonas francas que habían en esa nación ahora no quieren seguir luchando con esa nación, el dinero del terremoto del 2010 que pretendía restaurar Haití ahora no aparece y quieren resolver ese problema eliminando la frontera.


“Señores esta es una campaña vieja, pero aprovecho este medio para decirle al pueblo dominicano, que ahora ha adquirido más fuerza, porque Haití es un desierto, no hay instituciones, pero existe una población que demanda servicios y los organismos internaciones siguen viendo la solución en la República Dominicana.