popeye


En la tarde de este lunes el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) le realizó a John Jairo Velázquez Vásquez, alias ‘Popeye’ todos los exámenes de rutina que permitirían que este martes a primera hora obtenga la salida por libertad condicional de la Cárcel de Cómbita, Boyacá.


Como requisito para que el condenado conserve la libertad condicional tendrá un periodo de prueba de 52 meses durante los cuales no podrá abandonar el país y tendrá que presentarse ante los despachos judiciales que puedan requerirlo.


A su turno, la Fiscalía investiga si alias “Popeye”, tiene procesos pendientes que le impidan salir de la cárcel luego de que un juez le concediera la semana pasada la libertad condicional.


“La Fiscalía investiga que hayan procesos en su contra que le impidan recibir la libertad condicional, aunque no se han encontrado todavía, pero falta revisar los casos relativos a los derechos humanos”, dijo a la AFP un funcionario que pidió no ser identificado.


Según el funcionario, en los archivos judiciales sólo se encontró un proceso preliminar por falsos testimonios durante el juicio por el magnicidio del político colombiano Luis Carlos Galán, proceso por el cual alias Popeye fue condenado.


Luis Carlos Galán, un carismático político liberal favorito para ganar las elecciones de 1990, fue asesinado a tiros el 18 de agosto de 1989 en un mitín en Soacha, en las afueras de Bogotá, tras pasar meses en la mira de los carteles del narcotráfico y sufrir numerosas amenazas.


En una entrevista concedida a la revista Semana en 1993, alias Popeye reconoció haber cometido materialmente 300 asesinatos y haber coordinado alrededor de 3.000 mientras fue jefe de los sicarios del extinto Cartel de Medellín, una agrupación de bandas de narcotraficantes liderada por Pablo Escobar que se enfrentó al Estado luego que Colombia aprobara un tratado de extradición con Estados Unidos en 1979.


El funcionario dijo que se espera que el martes se revise el conjunto de los expedientes de derechos humanos para determinar si hay alguna medida de aseguramiento pendiente.


Sin embargo, según una fuente del distrito judicial que emitió la orden de libertad alias Popeye no va a salir de prisión hasta que el Estado pueda asegurar su seguridad una vez que salga de la cárcel. Alias Popeye, que se entregó en 1992, cumplió su condena por el caso de Galán, pero víctimas de un ataque contra un avión comercial en 1989, que dejó cientos de muertos, afirman que tiene otros procesos pendientes.


“No se puede entender cómo un juez burla sentencias judiciales que se tienen que cumplir”, dijo a la AFP el director de la Fundación Colombia con Memoria, Federico Arellano, cuyo padre falleció en el ataque al avión, perpetrado por el cartel de Medellín.