Los padres de la pequeña de 3 años tardaron 96 horas en percatarse que su hija no estaba. Por suerte, la niña contó con la compañía de un cachorro, que la cuidó en el bosque durante todo el tiempo que estuvieron extraviados.


Una nena de 3 años estuvo perdida durante 11 días en un bosque de Siberia, al norte de Rusia, y logró sobrevivir gracias a la fiel compañía de un perro, que se encargó de cuidarla de todos los peligros que podía existir en el lugar.


La niña se llama Karina Chikitova, y dejó la casa de su madre ubicada en la ex república soviética de Sajá, para seguir a su padre. Pero la pequeña se extravió, y su mamá recién se dio cuenta que su hija no estaba al cuarto día.


A partir del aviso de su madre, la policía local comenzó la búsqueda. Mientras tanto, la niña se alimentaba de bayas y se hidrataba con agua del río, según informó The Siberian Timas.


Mientras su pequeño compañero canino ahuyentaba todo tipo de peligros, así como a otros animales, a la hora de descansar, Karina armó una especie de refugio en el pasto crecido, lo que provocaba que los rescatistas no alcanzaran a verla.


En un momento, su perro regresó al pueblo de su madre, y entonces los rescatistas tuvieron una pista para seguir, hasta dar con la niña en el undécimo día de desaparecida. La pequeña estaba escondida en un pozo en la tierra.


Karina bajó de peso hasta llegar a unos escasos 10 kilos, según pudo notar una de las rescatistas que la tuvo en brazos una vez que recuperó contacto con los humanos. Por suerte para ella, la niña contó con la preciada y fiel compañía de su perro.