disp


Santiago.  Pese a las denuncias de agresiones y que solicitó en tres ocasiones orden de alejamiento, Anabel Veras Padilla no pudo evitar ser víctima de su expareja sentimental.


Veras Padilla, de 23 años, fue impactada de un disparo en el costado que le hizo Lorenzo Abreu cuando llevaba a sus hijas, de siete y cinco años, a la escuela en la comunidad El Caño de Guazumal, del municipio Tamboril. El centro escolar está ubicado a menos de 30 metros de la residencia de la madre de Veras Padilla, quien fue trasladada desde la clínica Unión Médica hasta el hospital regional José María Cabral y Báez, por no contar con un seguro para la cobertura de salud. Anabel López, madre de la joven agredida, dijo que hace un tiempo que Lorenzo Abreu, en sus arrebatos quemó la casa donde vivían. “Él ha dicho que ahora quiere matarme a mí, nosotros tenemos que permanecer trancados”, refirió. Según dijo, sobre el agresor pesaban tres órdenes de alejamiento.