niño


Un proyectil lanzado desde Gaza ha acabado con la vida de un niño israelí de 4 años que se encontraba en una granja colectiva cerca de la frontera.


El pequeño es la cuarta víctima mortal civil israelí desde que se iniciaron los enfrentamientos el pasado 8 de julio y la primera baja israelí desde que se rompieron las negociaciones en El Cairo.


Por otro lado, han muerto al menos 38 palestinos en las últimas 24 horas en bombardeos de la aviación israelí sobre Gaza, cuatro de ellos esta misma mañana en dos ataques contra sendos edificios en el centro de la Franja.


Dos de ellos perecieron en un bombardeo sobre el campo de refugiados palestino de Nusairat y los otros dos en Deir al Balah, según informó a la prensa el portavoz de ministerio de Salud en Gaza, Ashraf al Qedra.


Con estas muertes, asciende a 2.090 el número de palestinos que han perdido la vida en ataques israelíes durante la actual ofensiva, la mayor parte de ellos civiles.


“Entre los muertos hay 561 niños, 255 mujeres y 98 ancianos”, según explicó anoche el ministerio de Salud en Gaza, que acusó a Israel de haber matado a 86 familias.