Este miércoles fuerzas policiales desarticularon una banda liderada por un pai umbanda que estaba acusada de captar “adeptos para golpearlos y asaltarlos”.


El allanamiento generó sorpresas cuando se encontraron quince cráneos, otras 22 piezas óseas humanas y animales que eran utilizados para ritos.


La casa que funcionaba como templo está ubicada en las calles El Hornero y Las Acacias de Florencio Varela. La investigación se inició luego de la denuncia de un damnificado.


En el operativo se detuvo al pai y a dos de sus colaboradores, uno de los cuales tenía pendiente un pedido de captura.