La muerte de un ser querido o alguien conocido siempre es dolorosa para su círculo familiar y de amistades, pero cuando el que se muere es un actor o actriz quien decidió quitarse la vida, y a quien dejamos entrar en nuestros hogares y a quien hicimos parte de nuestra familia su impacto es aún mayor, porque lo creemos muy cercano a nuestras vidas.


Lo anterior describe lo que sentimos muchas personas al enterarnos de la muerte de Robin Williams, quien fue hallado en su casa en California sin signos vitales luego de haberse asfixiado con una correa y cortado los brazos a la altura de las muñecas.


Pero el protagonista de “La sociedad de los poetas muertos” y del Hombre Bicentenario, no es el único que ha decido acabar con su vida y dejar un vacío en el mundo artístico, tal como lo hiciera Marilyn Monroe, Kurt Cobain y Janis Joplin.


La lista no es corta ya que, desafortunadamente, son muchas las celebridades que recientemente no resistieron el peso de la fama y terminaron con sus vidas ya sea de manera voluntaria o por abuso de medicamentos, alcohol y drogas.