La súbita aparición de un lago en medio de un área desértica de Túnez es considerada como un milagro por muchos locales. Su repentina aparición alarma a algunos geólogos, que piensan que el agua puede ser radioactiva.


El lago fue descubierto por unos pastores hace tres semanas a 25 kilómetros de la ciudad de Gafsa, y las autoridades locales calculan que el volumen total de agua en el lago es de aproximadamente un millón de metros cúbicos repartidos en una superficie de aproximadamente una hectárea. La profundidad del lago varía de 10 a 18 metros.


Desde su descubrimiento, cientos de personas han acudido a esta especie de oasis llamado ‘Lago de Gafsa’ o ‘Playa de Gafsa’. Las familias van a bañarse, los jóvenes saltan al agua desde la rocas y algunos incluso llegan provistos con equipos de buceo, según el canal France 24.


“Algunos dicen que es un milagro, mientras que otros lo consideran una maldición”, informa el canal citando a los locales.


Aunque las autoridades no han ofrecido ninguna explicación oficial sobre los orígenes del lago, los geólogos locales creen que la actividad sísmica pude haber alterado el nivel freático impulsando el agua a la superficie.


La Oficina de Seguridad Pública de Gafsa advierte que el lago puede ser peligroso por contener sustancias radioactivas. Equipos de expertos verifican la calidad del agua.