lg


Como no podía ser menos para tan excéntrica artista, Lady Gaga no tiene pensado conformarse con una mera boda terrestre, ya que estaría planeando contraer matrimonio con su novio, el actor Taylor Kinney.


A principios del próximo año durante uno de los vuelos espaciales de la compañía Virgin Galactic, propiedad del empresario británico Richard Branson.


“Taylor y Gaga quieren adquirir un compromiso de por vida, y los dos están convencidos de que un viaje al espacio es una oportunidad demasiado buena como para dejarla escapar.


Sería algo muy típico de ella, tener el enlace menos convencional de la historia. Por supuesto, no sería nada oficial porque no habría ningún cura o figura de autoridad religiosa.


Pero eso no les importa, se trata más bien de hacerse un juramento de por vida el uno al otro”, aseguró una fuente al periódico Daily Star.


De decidirse a llevar a cabo su planes para pasar por el altar, Gaga tendría que coordinar el galáctico enlace con sus compromisos profesionales durante la escapada espacial, habida cuenta de que será la responsable de amenizar con una de sus actuaciones el vuelo fuera de la atmósfera terrestre, por el que cada viajero deberá desembolsar 250 000 dólares.


Sin embargo, la oportunidad de protagonizar una histórica unión, sumada a su deseo de enviar un “mensaje de amor” a otras constelaciones, compensa de sobra para Gaga todas las pequeñas incomodidades de su odisea en el espacio, incluyendo el duro preparamiento físico al que tendrá que someterse durante todo un mes antes del despegue.


“Actuar en el espacio es todo un honor. Quiero desafiarme a mí misma para ofrecer al público algo que no solo nos una a todos, sino que lance un mensaje de amor que llegue a todos los confines”, declaraba recientemente la cantante a la revista Harper’s Bazaar.