J-Lo suele vestirse con diminutos atuendos ajustados a su esbelta figura que le resaltan sus mejores atributos, pero en esta ocasión rompió todos los paradigmas y optó por un conjunto inspirado en línea masculina, que dejó a todos boquiabiertos al asistir a las audiciones de American Idol en Nueva Orleans.


La cantante de 45 años de edad, se puso un vestido de cuello alto blanco, con un largo lazo negro, añadiendo tacones negros simples y grandes pendientes negros. Decidió recoger su cabello con una cola de caballo baja elegante y finalizó el conjunto con sombra en los ojos y labial rosado.


Los críticos de moda reconocieron esta buena decisión de Jennifer, pero aún no superan el trauma de sus errores en el pasado.