ind



El Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel) advirtió ayer que aplicará sanciones a las empresas financieras y de gestión de deudas que realicen llamadas de cobros a usuarios fuera de lo establecido en la Ley 153-98 del órgano regulador.


Indotel impondrá de 2 a 10 cargos, a razón de 87 mil 815 pesos por cada cargo; es decir, entre 175 mil 630 pesos y 878 mil 150 de pesos).


El Indotel externó su “preocupación por las reiteradas quejas de usuarios que reciben las llamadas “Turbo Cobro” que realizan fuera de horario los departamentos de gestión de deudas de empresas financieras, a teléfonos residenciales y personales.


De conformidad con este reglamento, las empresas solamente pueden realizar este tipo de llamadas entre las 7:00 de la mañana y 8:00 de la noche, de lunes a viernes, y los sábados de 9:00 de la mañana a 1:00 de la tarde.


El Reglamento del Indotel establece que solo se puede llamar para fines de cobros de deudas a las líneas residenciales o personales, pero no así a las comerciales o correspondientes a los lugares de trabajo del deudor.


Además, solo se permiten cinco llamadas durante el día al domicilio del deudor y a sus teléfonos personales. Explicó que las llamadas “turbocobro” o automatizada a los lugares al trabajo, solo se permitirán si el deudor es el titular o dueño de la línea comercial a través de la cual se realice el cobro.


Establece, además, que no deben hacerse llamadas de cobros al lugar de trabajo o a personas que no tengan responsabilidad con los compromisos contraídos por dicho deudor.


Refirió que la Ley General de Telecomunicaciones número 153-98 establece sanciones que pueden ser aplicadas por este tipo de violaciones, de 2 a 10 cargos por incumplimiento, que implican un monto de RD$87,815.00 pesos por cada cargo.


Basó la medida en la aplicación del Reglamento 002-09 que regula la utilización de llamadas telefónicas para realizar cobros de deudas.


En una nota de prensa, el Indotel, en su rol de organismo de regulación y protección a los usuarios, sostuvo que se mantiene vigilante a los fines de garantizar el uso apropiado de las telecomunicaciones en beneficio de los consumidores del vital servicio.


Exhortó igualmente a las empresas financieras y de gestión de deudas, a que revisen sus bases de datos para asegurarse de que el cliente contactado sea la persona o usuario objeto de estas gestiones, de acuerdo con la reglamentación emanada de la institución reguladora.


Significó que en esos casos, si la empresa de gestión de deudas no está segura, deben llamar de persona a persona y confirmar el número telefónico del usuario-deudor que motivó el reclamo.