asa


SANTO DOMINGO. Rafael Félix Valenzuela, de 38 años, administrador de la estación gasolinera propiedad de la familia “Valenzuela”, y el vigilante José Altagracia Díaz, de 54 años, se debaten entre la vida y la muerte al ser baleados por delincuentes que los interceptaron en la autopista 6 de Noviembre, donde les despojaron de una cantidad indeterminada de dinero, producto de la venta de combustible del día.


Rafael Félix Valenzuela, estudiante universitario y sobrino del periodista Ángel Valenzuela, presenta dos impactos de balas en la cabeza, mientras que el vigilante tiene varios impactos en el tórax y otras partes del cuerpo, que les mantienen en estado de gravedad.


Ambos fueron trasladados al Hospital Doctor Ney Arias Lora, de Santo Domingo Norte, donde se mantienen en la unidad de Cuidados Intensivos y su condición de salud fue diagnosticada como delicada.