Be japy.e.V se llama la organización sin fines de lucro que estos estudiantes alemanes crearon, en mayo pasado, con el único objetivo de ayudar a los más necesitados. Sobre todo a las personas sin hogar.


En este video se ve la generosidad de esta buena gente que con muy poco hicieron mucho por un mendigo.


Situación: un indigente está sentado apoyado en una columna con una gorra delante de él, esperando la caridad de la gente que pasa -muchos ignorándolo- para poder obtener algo de dinero para su supervivencia.


Hasta que llega uno de estos jóvenes, se sienta a su lado y le dice: “Disculpe, ¿puedo molestarte un segundo? ¿Te importa si uso tu cubo (tacho) un rato?”. Bastante sorprendido, el hombre se lo entrega.


Con el cubo entre sus piernas, el estudiante comienza a hacer una rítmica como si fuese un instrumento de percusión. Mientras los transeúntes se van juntando a su alrededor, otro de los jóvenes se une a su amigo, con una guitarra, y empieza a tocar y a cantar. Segundos más tarde, su suma una chica que también pone su voz para este bello tema.


Con este simple acto, estos tres héroes –no hay otra forma de definirlos- consiguen recaudar algo de dinero para el mendigo. Los tres se levantan y se van, pero antes de eso, el primero le dice a quien pedía limosna: “¡Gracias por el cubo, pasa un buen día!”.


En su perfil de Facebook se describen como “cuatro estudiantes de Offenburg con el sueño de trabajar juntos para hacer del mundo un poco mejor. A través de una amplia variedad de ayudas, haremos realidad nuestro sueño”.


¡Y vaya si lo lograron! En apenas dos meses, el video se viralizó tanto que hasta el momento tiene 14.776.299 de visitas en YouTube.