fel


NUEVA YORK._ Un ex sargento de la Policía Nacional dominicana (PN), preso en un centro de detención de inmigración en New Jersey, dijo que el gobierno de Estados Unidos lo traicionó, después de colaborar en la delación de sus ex compañeros de la pandilla dominicana “Tito´s Crew” que operaba en Harlem y con lo que ayudó a resolver 30 homicidios.


Miguel Feliz, de 50 años de edad, y que está enfrentando a un proceso de deportación, después de haberse convertido en una “rata”, término usado en la mafia y el bajo mundo, para calificar a los delatores.  Su caso está fichado con el número 08 CIV. 2881 HB.


“Si me deportan, es lo mismo que me condenen a muerte”, expresó Feliz en un reportaje en el que relató su historia al New York Times.


Señaló el ex agente de la PN, que los investigadores y los fiscales federales, le hicieron la promesa de no que no sería repatriado a la República Dominicana, incluso, le prometieron ayudarlo a conseguir la residencia legal a través de la visa S (especial), que se le otorga a colaboradores que cooperan en casos criminales.


Ahora, Feliz quiere que los fiscales federales y el gobierno norteamericano cumplan con la palabra empeñada con él.


Después de su llegada a Estados Unidos, Feliz, se enroló a la pandilla dominicana “Los Trinitarios”, traficando crack y ayudando a buscar sicarios en las calles de Harlem, para que asesinaran a varias personas.


Después de su arresto, Feliz, fue testigo estrella de la fiscalía federal del distrito Sur en Nueva York y testificó en por lo menos tres juicios, siendo calificado como “el más impresionante cooperador” de la fiscalía.


Los federales dijeron que harán todo lo posible, para que Feliz sea repatriado a su país natal. En uno de los casos, el ex agente de la PN, dio información privilegiada a los fiscales, contra uno de los líderes de “Tito´s Crew”.


Durante una audiencia en la corte migratoria, el agente del FBI Brian O´ Rourke, le dijo al juez que si Feliz, regresa a la República Dominicana, probablemente lo asesinarán.


El ex agente dominicano se ganó el apoyo de una jueza que dirigió uno de los juicios, y la que envió una carta a los fiscales, cuestionándolos respecto a que más están haciendo para evitar la deportación de Feliz.


Completó su sentencia hace más de tres años y desde entonces sigue recluido en el centro de detención de inmigración en Newark (New Jersey) donde se le procesa para deportarlo en cualquier momento.


En junio, el FBI le pidió a la Policía de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que retrasara la deportación, pero el pedido fue rechazado.


“Yo cumplí mi parte del acuerdo, colaboré en la solución de los homicidios y contribuí al arresto de muchos de mis ex compañeros de pandilla, en todos los sentidos”, sostiene el ex agente de la PN.


“El gobierno no ha hecho lo correcto en mi caso”, añade Feliz, que es uno de varios dominicanos que se han visto en la misma situación, tras cooperar con las autoridades judiciales y policiales de Estados Unidos, estando presos.


Feliz, se enganchó en la PN en 1990, cuando tenía 20 años de edad, renunció y decidió radicarse en Nueva York. Tenía el rango de sargento y estaba asignado al Departamento Contra Falsificaciones.


En Harlem, contactó a su compatriota José Erbo, quien dirigía una célula de la pandilla y el primero le pagó un viaje a través de la frontera con Texas, en el maletero de un carro y luego llegó en avión a Nueva York.


Erbo, fue uno de los criminales delatados por Feliz, después que era “el contable” de las ganancias ilícitas de narcotráfico de su compatriota.


Su antiguo jefe, dirigía una banda que procesaba y distribuía cocaína, torturaba y mataba a los narcos rivales. Feliz, se convirtió con el tiempo en el segundo jefe del grupo criminal.


La banda, fue responsabilizada de 70 asesinatos en la República Dominicana, cometidos por sicarios contratados y que generalmente usan motocicletas.


Feliz, confesó que asesinó a varios y colaboró en las muertes de unas 12 víctimas.


Fue arrestado en 1998 y estando en la cárcel, decidió cambiar de bando para cooperar con los fiscales.


“La única manera en que pude resguardar un pedacito de mi vida, fue aceptando la oferta de los fiscales para que chivateara a mis ex compañeros de crímenes”, explicó Feliz.  Además de Erbo, delató en otros a Miguel Feliz, Jose Cortina Perezo, (Jochi), Michael Mungin, (Mike), Robert Brown, (Crazy Rob), Stanley Davis, (Kirk) y Miguel García (Tito).


Erbo y tres cómplices, fueron detenidos en la República Dominicana, gracias a las informaciones que dio Feliz a los fiscales federales. Los tres se declararon culpables, mientras que Erbo que huyó a República Dominicana, fue extraditado a Nueva York, juzgado y condenado en el 2002 a seis cadenas perpetuas consecutivas, por el juez federal Harold Baer Junior.


Se le declaró culpable de nueve asesinatos y otros delitos relacionados con el narcotráfico. En marzo del 2007, Feliz, fue condenado a 15 años de cárcel por el juez Baer, quien consideró que debía ser benévolo por lo que no lo sentenció a cadena perpetua, tomando en cuenta la colaboración del dominicano con la justicia estadounidense.


Feliz terminó de cumplir la condena en el 2011 y se le ofreció ingresarlo al Programa de Protección a Testigos Federales, pero el ex agente de la PN, rechazó la oferta, alegando que ello le dificultaría ver a sus dos hijos sin dificultades.


“Los fiscales, me dijeron luego que me ayudarían a conseguir la visa S. En el 2008, Feliz fue notificado de que sería deportado al término de su sentencia. Y aunque el propio juez Baer que lo condenó le pidió a los fiscales hacer algo por el delator, las autoridades migratorias han dicho que se tiene cero tolerancia con delatores criminales y que la visa S, debe ser otorgada a testigos inocentes.


En mayo de este año, Feliz, perdió a su mejor aliado en el caso que era el juez Baer, quien murió a los 81 años de edad en su casa de un suburbio de Nueva York.


“Sé que hice cosas malas, he pagado por eso y soy una persona diferente”, dijo Feliz, quien aprendió inglés en la cárcel y promete “hacer una vida nueva”.


Desde la oficina de prensa del Fiscal Federal del Distrito Sur en Nueva York, Preet Bharara, se dijo que ese despacho tiene esperanza de que Feliz no será deportado y se pueda quedar en Estados Unidos, con la visa S. Pero un portavoz de la ICE, respondió que Feliz sigue enfrentando la deportación.