volcan


Las autoridades islandesas han informado este miércoles de que han completado la evacuación de más de un centenar de turistas al norte del glaciar Vatnajökull decretada por la actividad sísmica registrada en los últimos días en el volcán Bárdarbunga.


La medida, que implica también el cierre de cabañas, camping y carreteras, fue ordenada por la Policía ante una hipotética erupción que haría imposible evacuar una zona con varias atracciones turísticas naturales pero que no está habitada de forma permanente.


El Bárdarbunga, uno de los de mayor tamaño en Islandia y situado bajo el glaciar Vatnajökull, ha registrado cerca de 4.000 temblores en los últimos cinco días.


No hay, sin embargo, signos de desplazamiento de los temblores hacia la superficie y que tampoco han sido detectados por el momento “otros signos de actividad volcánica inminente o en marcha”.


“Esta decisión es una medida de seguridad. No se puede descartar que la actividad sísmica en Bárdarbunga pueda desembocar en una erupción volcánica”, señaló en un comunicado Protección Civil sobre la evacuación y el cierre de carreteras. El nivel de alerta había sido elevado el pasado lunes al segundo más alto por los movimientos registrados en este volcán.


La erupción de otro volcán islandés, el Eyjafjallajoekull, paralizó el tráfico aéreo europeo durante varias semanas en 2010 al extenderse la nube de ceniza por todo el continente.


El problema se reprodujo a menor escala un año después con la erupción del Grimsvotn, el volcán más activo de Islandia, aunque en este caso sólo hubo restricciones parciales unos días en este país nórdico, Reino Unido, Alemania y Escandinavia.


Un portavoz de la Autoridad de Aviación de Islandia ha declarado a la televisión pública Rúv que una hipotética erupción del Bárdarbunga podría afectar al tráfico aéreo de forma similar a lo que ocurrió hace cuatro años.