La elaboración de helados supone, además de un arte, una ciencia. Se han desarrollado nuevas tecnologías para mejorar su cremosidad, o para darles sabores y texturas increíbles.


Ahora, un empresario español acaba de crear un helado que cambia de color según te lo vas comiendo. Sí, existe y ya se vende.


Se llama Xamaleon y es capaz de transformar su aspecto del azul al rosa con tan solo el contacto de nuestra boca. ¿El porqué? La física lo sabe.


El pasado 20 de junio abría oficialmente en Blanes (Girona) la heladería IceXperience, un lugar en el que su propietario, el catalán Manuel Linares, daba rienda suelta a su imaginación y, por qué no, valentía.


“Soy un poco hiperactivo, me van los retos”, reconoce. Poco más de un mes después, el negocio no hace más que crecer.