http://www.youtube.com/watch?v=k_1MmZ2_uLk&w=640&h=480



Hay dos figuras del merengue que ocupan una posición de líderes en las agrupaciones en las que tocan, pero que son empleados de las mismas.


El caso de Juliana, que le pagan por su participación como vocalista, y el otro empleado es El Prodigio, quien por cierto, se vio envuelto en un feo incidente, luego de un baile que amenizaba en Pasión, un cabaret de Santiago.


Un músico por poco le da una pela al Prodigio, en medio de un conflicto cargado de expresiones y palabras soeces que sorprendieron a mucha gente, pues al prodigio se le ha tenido siempre como una persona fina en el ambiente.


Dicen que el problema de El Prodigio radica en que al ser un empleado más de la agrupación, los músicos no lo respetan.
Aunque hay que decir también que el pleito vino porque El Prodigio quiere cantar más de la cuenta en los lugares donde tocan.
Dizque tiene explotados a los músicos porque cuando sube a una tarima no quiere bajar…