brant


– Un doctor estadounidense que contrajo el ébola cuando trataba a víctimas del mortífero virus en Liberia ha salido de un hospital estadounidense tras recibir tratamiento con un fármaco experimental, dijo el jueves su organización.


Brantly llegó a Estados Unidos a bordo de un avión medicalizado y entre fuertes medidas de seguridad.


Días después, fue trasladada al país norteamericano la misionera Nancy Writebol, que quedó ingresada en el mismo hospital que Brantly. Su esposo ha podido vistarla este domingo, después de 21 días de cuarentena tras regresar él también de Liberia y comprobar que no estaba infectado.


Las autoridades acordaron dar a ambos la medicina experimental ZMapp, que hasta este brote únicamente había sido probada en monos. El tratamiento parece haber funcionado en el caso del médico, que ya ha abandonado el Hospital Universitario Emory de Atlanta, según Samaritan’s Purse.


El misionero español Miguel Pajares, quien falleció el pasado 12 de agosto, también fue tratado con el suero experimental ZMapp.