Decidido a denunciar de forma original los excesos de la represión policial en Ferguson, el actor estadounidense Orlando Jones le ha dado un giro a la campaña del desafío del cubo de agua helada. En vez de agua congelada, el artista se ha lanzado encima un balde de balas.