Nicky jam


Lo que debió ser una noche de reguetón y mucho baile en una discoteca chilena a cargo de Nicky Jam se convirtió en un motín violento en repudio a la tardanza del reguetonero en el escenario.


El público que asistió en la madrugada del sábado al Bar 89 de La Florida en Chile recibió al reguetonero con botellazos luego de que este comenzará a cantar a las 4:30 a.m. el tema “Travesuras”. Su show estaba pautado para las 3:30 a.m. pero el artista llegó una hora más tarde provocando la ira de los 1,500 asistentes, según reporta el diario Las Últimas Noticias.


Nicky Jam no bien llevaba un minuto y 32 segundos cantando cuando arrojaron la primera botella a la tarima, por lo se vio obligado a abandonar el lugar. De acuerdo a información publicada en el medio chileno la administradora del lugar, Macarena Díaz narró que la gente se empezó a enfurecer al ver que el reguetonero no había llegado a la discoteca a la hora pautada para su presentación.


“Por teléfono me avisaban que venía de camino. El ambiente estaba súper tenso”, expresó la administradora previo al incidente.


Una vez Nicky Jam se fue del escenario el público enfureció aun más al saber que el show no se daría. Fue a partir de ese momento que se desató una lluvia de botellas, vasos y tumbaron las vallas en establecimiento que terminó hecho un desastre y donde hubo que doblar la seguridad.


Por su parte, el reguetonero boricua que reside en Colombia se limitó a decir a través de Facebook: “Mi gente, ya estoy de pie. Lo que paso en una discoteca no define la gente bonita de Chile”. El vocalista se presenta esta tarde en el Teatro Caupolicán en Santiago.