regeneracion


Los lagartos tienen una capacidad propia de un superhéroe de ficción. Pueden regenerar su cola después de perderla, creando un miembro completamente nuevo que sustituye al anterior, y con todas sus funciones intactas.


Desde hace mucho tiempo, los científicos persiguen la clave de tan extraordinaria capacidad.


Ahora, investigadores de la Universidad Estatal de Arizona (EE.UU.) han dado un paso más para resolver el misterio. Han descubierto la “receta” genética que utiliza el lagarto para su transformación. El hallazgo, descrito en la revista PLoS ONE, podría servir en el futuro para crear distintos tejidos del cuerpo humano, incluida, según dicen sus autores, la médula espinal.


Los investigadores utilizaron herramientas de análisis molecular de nueva generación para examinar los genes que participan en la regeneración de la cola de una especie de lagarto anoles (Anolis carolinensis), que, cuando es atrapado por un depredador, puede perderla para luego volverle a crecer.


“Los lagartos comparten básicamente la misma ’caja de herramientas’ de genes que los humanos”, dice Kenro Kusumi, autor de la investigación. “Son los animales más cercanos al hombre que pueden regenerar apéndices enteros.


Hemos descubierto que pueden activar al menos 326 genes en regiones específicas para regenerar su cola, incluidos genes involucrados en el desarrollo embrionario, responsables de las señales hormonales y la cura de las heridas”.


Tarda 60 días


“La regeneración no ocurre en un instante”, dice Elizabeth Hutchins, coautora del estudio. “De hecho, al lagarto le lleva más de 60 días regenerar una cola funcional. Forma una estructura regeneradora compleja con células que crecen en tejidos en un número de sitios distintos a lo largo de la cola”.


Los autores del estudio creen que esta “receta” genética puede ayudar en el futuro para enjaezar los mismos genes en células humanas y regenerar cartílago, músculos e incluso médula espinal, reparando defectos de nacimiento y tratando enfermedades como la artritis.