cdp


SANTO DOMINGO.- El Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) denunció la agresión de que fue objeto el periodista Robinson González, de Boca Chica, por parte de miembros del Ejército y de la Policía Nacional que desalojaban a familias en terrenos ubicados próximo a la carretera que conduce de Santo Domingo a Samaná, entre San Isidro y Guerra.


Olivo De León, presidente de la institución, calificó de vandálica, ilegal y arbitraria la acción de los presuntos agentes policiales y del Ejército, quienes lanzaron una bomba sobre el comunicador social.


Robinson colabora con el noticiero de AN7 y produce el programa “Al Punto con Robinson González”, que se difunde los domingos por el canal Tres de Boca Chica.


Dijo que el hecho ocurrió la tarde del miércoles 13 de agosto cuando Cruz cubría el desalojo que hacían los agentes, pero que al intentar evitar que el periodista hiciera su trabajo los uniformados lo amenazaron, le gritaron que se marchara del lugar, pero que al no obtener su objetivo le lanzaron una bomba lacrimógena.


Precisó que según las informaciones suministradas por Robinson desde el lugar de los hechos, la bomba no le explotó encima.


Agregó que los agentes, dirigidos por el teniente coronel Castillo y Castillo,  estaban acompañados de un presunto fiscal que para no ser identificado y evitar fotografías, se escondió dentro de un vehículo.


Indicó que el agente que le lanzó la bomba es miembro del Ejército Nacional y que lo hizo para evitar que difundiera imágenes y el hecho del desalojo de unas 60 familias, cuyos terrenos dicen los agentes que son del Consejo Estatal del Azúcar(CEA), aunque las familias afirman que son de su propiedad desde hace años.


El presidente del CDP formuló un llamado a las autoridades de la Procuraduría General de la República, de la Policía y del Ejército Nacional a investigar esta situación que consideró muy sospechosa.


Añadió que crea sospecha el hecho de que trataran de impedir que el periodista cubriera esos hechos, de que el presunto fiscal se escondiera, el que las tropas que fueron a desalojar fueran de la Policía y del Ejército de que le lanzaran una bomba a un periodistas que sólo hacía su trabajo, entre otros elementos.


Olivo De León consideró que ninguna agresión a periodista debe quedar impune, por lo que exhortó a las autoridades a actuar en consecuencia, sancionando a los responsables.