El ilusionista Dynamo quiso impresionar a todos sus aficionados con su afamado truco de levitación, que ya había logrado concretar en dos oportunidades anteriores con las que arrasó flotando al lado de un emblemático autobús londinense rojo típico y caminando sobre las aguas del río Támesis.


El mago británico intentó superar sus dos hazañas anteriores con el fin de grabarlo para incluirlo en su último espectáculo. Su idea era levitar entre los dos puntos más altos del rascacielos Shard en Londres, pero su truco salió mal, millones de aficionados lo repudiaron en la red social Twitter.


Los espectadores lograron ver como el ilusionista realizaba el truco, unos cables tensos que sujetaban al mago salieron en las fotografías publicadas en Twitter.