escu


Santiago. El inicio del año escolar 2014-2015 estuvo matizado ayer por denuncias sobre el mal estado de varios planteles, falta de butacas, estudiantes sin matricularse, y baja asistencia a clases.


En adición a esos problemas, en barriadas como Cienfuegos, La Ciénega, Gurabo y Hato del Yaque los padres se quejaron de la falta de cupo para sus hijos, y de la tardanza en la entrega de los uniformes y útiles escolares, lo cual es responsabilidad del Ministerio de Educación.


El pastor Pablo Ureña, director de la Fundación Niños con una Esperanza, que opera en el sector de La Mosca, en Cienfuegos, denunció las precariedades que existen allí, donde cientos de niños podrían quedarse sin recibir docencia.


De acuerdo con sus declaraciones, en Cienfuegos no hay condiciones para iniciar la Jornada de Tanda Extendida como pretende el Ministerio de Educación.


Aunque reconoció que la intención es buena, expuso que primero hay que solucionar la problemática de cubrir las demandas escolares de los niños.


“Como que están haciendo las cosas a lo loco. Primero construyeron una escuela lejos de la comunidad de La Mosca, donde los niños no pueden llegar, cientos de niños con problemas porque los padres no pueden inscribirlos”.


A este problema se le agrega el que la mayoría de las butacas están deterioradas, y la falta de espacio para alojar el creciente incremento de la población estudiantil.


“Otro problema que tenemos es que el Ministro de Educación dice que van a distribuir miles de uniformes, medias y zapatos, pero dónde están porque no ha llegado nada”, dijo Ureña.


Otros problemas. En la escuela Delio Reyes, de Jacagua, alrededor de 800 estudiantes podrían perder el presente año escolar por las deterioradas condiciones en que se encuentra el local que aloja este plantel.


Profesores y padres de estudiantes explicaron que la situación es muy crítica en la citada escuela, debido a que las condiciones del local no es la más apropiada para impartir docencia.


Explican que allí Educación no ha llevado de nada. En la Ciénega, en el centro Vitalina Gallardo, hubo problemas al inicio de clases porque no hay suficiente aulas para los alumnos, butacas, y todavía no han llegado los útiles ni los uniformes.


Todo bien en la Delio Gómez. Pero las cosas marcharon mejor en la escuela Delio Reyes, del nivel básico, pues aquí todo transcurrió de manera normal y los alumnos que asistieron a clases dijeron que aunque no hubo mucha asistencia, esperan que sus compañeros se reintegren hoy.


“Gracias a Dios aquí estamos tranquilos. Todos los padres trajeron toda la documentación requerida y no hemos tenido problemas. Hoy hicimos un lindo acto de bienvenida y esperamos que en esta semana los padres no dejen de enviarnos a los alumnos”, dijo el director del centro, Víctor Quiroz.


Pero siguen problemas. Serios inconvenientes confrontan los estudiantes de la escuela Villa Progreso, situada en La Herradura, debido a que se imparte docencia en un local alquilado que se encuentra en muy mal estado.


Los residentes en el sector dijeron que este centro se cae a pedazos, por lo que reclaman a las autoridades la construcción de un plantel escolar con capacidad para alojar la población estudiantil.