Se trata de fotografias que eran parte de la propaganda nazi e intentaban representar al dictador alemán como un líder respetado.


La periodista Bridget Harris llegó a las imágenes gracias a su madre que las tenía guardadas en un cajón.


Según la editora de Time, las imágenes fueron tomadas para un libro titulado Alemania se despierta: El crecimiento, lucha y victoria del NSDAP (Partido Nazi)”. La mayoría fueron hechas por Heinrich Hoffmann, el fotógrafo oficial del movimiento Nacional Socialista.


Una de las fotos se a Hitler alimentando a un venado, la leyenda remarca: “El Führer es un amigo de los animales”.


Otra lo muestra dándose la mano con un grupo de trabajadores sonrientes, mientras que otra lo presenta en un encuentro con soldados heridos.


Tambén hay una instantánea aún más antigua lo expone (de pie y segundo de derecha a izquierda) junto a compañeros del hospital en Berlitz. Hitler había pasado casi dos meses en dicho centro médico después de ser golpeado por un proyectil en la batalla del Somme en octubre de 1916.