sen


El Senado convirtió ayer en ley el proyecto que autoriza la participación del Estado como promotor, titular o propietario, directa e indirectamente, en la generación de electricidad a través de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE).


Por otro lado, el pleno senatorial también aprobó un préstamo de hasta US$25 millones otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para el mejoramiento del sistema de agua potable de Santiago.


La nueva ley que autoriza al Estado a participar en la generación eléctrica fue aprobada luego que el presidente de la comisión de Asuntos Energéticos del hemiciclo, Juan Orlando Mercedes, solicitara que se acogiera una reforma que le introdujo la Cámara de Diputados a la pieza.


El citado artículo exime a las distribuidoras de electricidad, mientras se mantengan como propiedad del Estado, del cumplimiento de los procesos de licitación para la contratación de electricidad a largo plazo.


El legislador explicó que con esta disposición se busca que la generación del Estado a bajo costo pueda ser vendida a las distribuidoras para que llegue a los usuarios a un precio razonable.