La policía detuvo a Alix Tichelman acusada de ser una prostituta de lujo, que al parecer dejó morir al ejecutivo de Google, Forrest Yates, de 51 años de edad, en su yate, tras inyectarle una dosis mortal de heroína.


Yates, fue hallado muerto por el capitán de su yate, Escape, el pasado mes de noviembre. Por ese entonces, se creía que el ejecutivo era un amoroso padre que disfrutaba de su tiempo libre en su embarcación con su familia.


Sin embargo, el miércoles 9 de julio, Tichelman, una joven de 26 años fue presentada ante la corte para enfrentar acusaciones de homicidio por el asesinato del directivo por sobredosis.


El juez le fijó una fianza de 1 millón y medio de dólares. Imágenes de una cámara de seguridad del yate, muestran todo lo que ocurrió desde que Tichelman se sube al barco hasta que el ejecutivo de Google se desploma en el suelo. Luego se ve que la prostituta coge la ropa, la heroína y las jeringas, y se marcha lentamente.


La policía informo que desconoce si Hayes consumía drogas con frecuencia. La acusada fue descrita como una exclusiva prostituta que cobraba 1.000 dólares.