ala


Es alarmante la cantidad de delitos sexuales que ocurren en el Distrito Nacional, manifestó ayer la procuradora fiscal investigadora de Violencia de Género y Delitos Sexuales, de la Unidad de Atención y Prevención de la Violencia, Nancy Abreu Mejía.


Al ser consultada por Hoy, la magistrada consideró que lo más preocupante es que esos delitos, principalmente contra menores de edad, son cometidos por los propios padres, padrastros y demás familiares como tíos, primos y conocidos de las víctimas.


De acuerdo con la investigadora, las zonas geográficas desde donde llegan más denuncias son de los sectores Capotillo y Cristo Rey y lo atribuyó al estado de hacinamiento en que viven las personas, donde los menores duermen en la cama de los adultos.


Lamentó que de las peticiones de los padres y tutores a los victimarios en los proceso judiciales, la más común sea resarcir el daño con que le contribuyan con ajuares para el hogar de la agraviada, como en el caso de violaciones “y nosotros no estamos para eso, sino para sancionar”, recalcó.