Hay quienes nacen con sangre de estrellas. Luke Radbill es uno de esos chicos. Y además de todo, es A-DO-RA-BLE.


Este bebito de 15 meses de edad se convirtió en el héroe de un campamento de verano para chicos cristianos en North Carolina, porque cuando se le dio la oportunidad de animar a los 500 participantes de una sesión de calistenia no dudó ni un segundo en inyectarle energía a la jornada.


“Esto es lo que pasa cuando tu hijo se para frente a una multitud”, escribió el usuario RFamilyPage en la descripción del divertido video publicado en YouTube el pasado 21 de julio, que va que vuela para convertirse en fenómeno viral.