Christoph Kramer sufrió un golpe muy fuerte en la cabeza a los pocos minutos de iniciado el juego ante Argentina en el Maracaná. “Realmente no recuerdo mucho del partido”, confesó


El alemán Christoph Kramer fue una de las apuestas del seleccionador Joachim Löw para la final ante la Argentina, en el Maracaná. La titularidad le llegó en el partido más importante del Mundial Brasil 2014, pero un golpe lo sacó a los pocos minutos y le borró lo que hubiera sido un recuerdo inigualable.


No había jugado en toda la fase grupos, en la que Alemania se midió ante Portugal, Ghana y los Estados Unidos. Había entrado unos minutos en el partido contra Argelia, en octavos de final, y luego ante Francia, en los cuartos.


Sin participar de la goleada a Brasil de semifinales, se ganó un lugar en la alineación inicial y buscaría ganar el trofeo en Río de Janeiro. Pero a los 14 minutos de cumplir un sueño, fue a disputar una pelota con el defensor argentino Ezequiel Garay, y se llevó un golpe en la cabeza que le impidió seguir en el campo de juego.


El mediocampista de Borussia Monchengladbach quedó en estado de confusión total. Probó continuar en el partido, pero era notable que estaba conmocionado por el golpe, y le cedió su lugar a André Schürrle.


“NO TENGO IDEA DE CÓMO LLEGUÉ A LOS VESTUARIOS”, REVELÓ KRAMER SOBRE SU CHOQUE CON GARAY




 


Kramer trato de continuar, pero a los 32 minutos tuvo que salir asistido por los médicos alemanes. Su rostro shockeado lo decía todo. “Realmente no puedo recordar mucho sobre el partido”, confesó con el trofeo entre sus manos.


El jugador de 23 años reconoció que ese golpe le borró la memoria: “No sé nada sobre el primer tiempo. Me enteré después que dejé el partido inmediatamente después del choque. No tengo idea de cómo llegué a los vestuarios. No sé nada más. En mi cabeza, el partido comenzó en el segundo tiempo”


El golpe del uruguayo Álvaro Pereira ante Inglaterra, otro de los sustos en la Copa del Mundo


El golpe de Kramer fue el más duro, pero no el único de la Copa del Mundo. El argentino Javier Mascherano chocó con Georginio Wijnaldum en el partido de semifinales ante Holanda. Tuvo que salir del campo, pero pudo volver al partido.


También le ocurrió al uruguayo Álvaro Pereira, contra Inglaterra. La FIFPro, la asociación mundial de jugadores, pidió a la FIFA que “revise su protocolo de competición ante un posible conmoción cerebral”.