mul



El Primer Tribunal Colegiado del Distrito Judicial de Puerto Plata declaró inocentes a dos excoroneles y a un teniente de la Policía Nacional, imputados de la comisión de irregularidades durante un allanamiento practicado el 17 de octubre del 2012 en el Residencial La Mulata III de Sosúa, Puerto Plata.


Se trata de los ex coroneles Roberto Salcedo Santos y Raymundo De la Rosa Ogando además del primer teniente Odennis Feliz.


Cuando ocurrieron los hechos, el coronel Roberto Salcedo Santos se desempeñaba en Puerto Plata como jefe de la Dirección de Investigaciones Criminales (Dicrim).


Pero luego de verse involucrado en este escándalo había sido puesto en retiro por la jefatura de la Policía Nacional al igual que el coronel Raymundo de la Rosa Ogando quien estaba acusado de golpear al abogado de nacionalidad alemana Peter Brunck, durante los allanamientos irregulares ocurridos en dicho residencial en octubre del 2012.


En el caso y antes, habían sido absueltos  por el Tribunal Colegiado del Distrito Judicial de Puerto Plata los alemanes Peter Brunck, Daniel Brunck y Solvery Isabela Ditrich, imputados de violar varios artículos del Código Penal Dominicano.


Entre las acusaciones que pesaban sobre ellos se citan golpes y heridas, rebelión contra la autoridad, tentativa de homicidio y porte y tenencia ilegal de armas de fuego.


La decisión fue tomada por los jueces Aloides de Jesús Matías, Rosa Francia Liriano e Irina Ventura Castillo, quienes dispusieron la libertad en virtud de lo que consideraron violaciones de Derechos Fundamentales, como allanamientos realizados de manera irregular que invalidan las pruebas obtenidas durante las requisas domiciliarias que aunque estaban autorizada por una autoridad competente, fueron realizadas de manera ilegal.


Además, el tribunal estableció en sus motivaciones que no hay pruebas suficientes para condenar a los extranjeros dada todas las ilegal cometidas por las autoridades policiales, las cuales fueron corroboradas por testigos a cargos y a descargos.


En agosto del 2013 el denominado caso Mulata III cobró fuerza y dejó entrever debilidad en las investigaciones sobre el suceso ocurrido en el 2012 y que involucraba el espectacular robo de dos cajas fuertes con RD$60 millones de pesos, en moneda nacional y extranjera, que supuestamente fueron sustraídas de la residencia de un empresario alemán, durante el allanamiento del complejo turístico La Mulata III, de Sosúa, Puerto Plata, donde resultó muerto un extranjero y cuatro heridos.