KayakUna artista japonesa llamada Megumi Igarashi demostró su talento de una manera peculiar teniendo como objetivo “normalizar” la anatomía femenina en Japón.


En esta oportunidad, tomó una fotografía de su vagina y luego la escaneó en una impresora 3D para obtener la plantilla de un kayak basado en sus partes.


Megumi envió su foto a unas 30 personas, quienes la apoyaron y costearon el proyecto llamado crowdfunding. Sin embargo, esta imagen la llevó a caer en las leyes como “obscena” y tuvo que ser detenida.


Su agenda feminista se ha visto limitada por su arresto, que se produjo cuando ella envió por correo electrónico el escaneo en 3D de sus partes íntimas a 30 personas.


Otros artículos que ella ha formado usando su vagina incluyen una pantalla, un carro con mando a distancia, y también un smartphone, así como numerosas ‘ciudades’ pequeños en los que planta hombres sobre la hierba.


En su blog, donde escribe sobre su trabajo y exposiciones bajo el seudónimo Rokudenashiko que se podría traducir como ‘chica mala’ o ‘niña buena paranada’, Megumi dice: “Yo pensé que era divertido para decorar mi vagina y hacer en un panorama, pero me quedé muy sorprendido al ver cómo la gente se molesta cuando ven mis obras”.